EL SENDERO HACIA EL OBJETIVO

Los sentidos pueden ajustarse, las gafas y los audífonos son ejemplos. La interpretación de lo que nos informan nuestros sentidos es lo que más nos debe importar y verificar. También se pueden y deben ajustarse. Lo fundamental es no dejarse aprisionar por lo que parecen ser: la gente, los conflictos y las cosas. De acuerdo con nuestro objetivo es más que conveniente volver a mirar, oír, tocar, gustar y oler más de dos veces. Esta intencionalidad, la de verificar lo que se percibe de una situación determinada, de una persona o de un objeto nos servirá para todo, especialmente para definir con más precisión el sendero que nos lleva a lograr el objetivo que nos hemos propuesto.
Alberto Costa Meschberg, Psicólogo y Coach Senior en Rivas, alcostames.com

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: